Blog

Patologías urológicas en bebés

Tratamientos tempranos en caso de enfermedades urológicas de bebés.

Enfermedades urológicas de bebés; En estas fechas de verano quizás el colectivo más protagonista es, sin duda, el de los niños. Por ellos y para ellos se dedican máximos esfuerzos en lo referente a posibles patologías y dolencias que afecten a este grupo más frágil.

Padres atentos

Desde nuestra perspectiva, queremos comentar hoy sobre algunas enfermedades que afectan directamente al aparato urinario en la infancia. Sea cual sea su etapa de desarrollo. Y que son, en los últimos años, más frecuentes de lo que realmente desearíamos.
Muchas de estas enfermedades urológicas de bebés, no hace mucho tiempo, ponían en peligro la misma vida del crío. En cambio, ahora la medicina y la investigación y la cirugía están siendo capaces de convertir a estos niños en jóvenes y adultos a los que se consigue mantener su función renal y miccional. Y además se supera el reto de su demanda sexual y sus deseos genésicos de poder tener descendencia a lo largo de la vida.
Como en el resto de dolencias, la detección y el diagnóstico temprano ayudan a la aplicación de un tratamiento en fases iniciales. Con esto nos podemos ahorrar muchos disgustos y complicaciones. Por lo tanto, pedimos a los padres o tutores que estén atentos a los problemas de sus hijos.
Como decíamos no es raro, y todos conocemos casos, en los que un bebé nace con cierto tipo de problemas localizado en sus genitales: pene, testículo, o escroto. Si es así, convénzase de que la urología pediátrica está en un alto nivel y podrá hacer las cosas realmente bien.
Entre estas enfermedades urológicas de bebés más comunes están las que citamos a continuación

Testículos no descendidos o criptorquidia

Los urólogos pediatras se encuentran con mucha frecuencia con esta situación. En esta el bebé, especialmente los prematuros, nacen con un testículo no descendido. O que incluso afecta a los dos en algunos casos. Los testículos no bajan al escroto. Aunque, en la mayoría de los casos, acaban descendiendo entre los 6 y 9 meses de edad. Generalmente caen solos en este tiempo y si no es así hay que valorar si es necesaria una intervención quirúrgica.
Los últimos estudios coinciden en afirmar que los testículos en esta situación tienen mayor riesgo de desarrollar cáncer. Por esta razón se recomienda que en si no ha descendido de manera natural antes del año de edad debe intervenirse quirúrgicamente. De esta forma se soluciona el elemento estético y la prevención del cáncer.
Tras estas acciones el niño deberá realizar autocontroles con regularidad por si detecta algún cambio, irregularidad o hinchazón.

Hipospadias: pene deforme

En algunas ocasiones los urólogos encontramos casos donde el bebé tiene un pene anormal. La alteración congénita más frecuente, pero reparable en casi todos los casos, es la llamada hipospadia. Una anormalidad que incluye, en los casos más extremos:

  • un orificio urinario en la posición incorrecta
  • una curvatura en el pene
  • una afección llamada cordal
  • un prepucio incompleto.

Estas alteraciones deben ser corregidas ya que el niño se ve imposibilitado para vaciar la orina. Además le afectará más adelante en sus relaciones sexuales que se harán incómodas e incluso puede llegar a afectar la fertilidad.
Lo ideal es realizar un abordaje quirúrgico que ataca todas las imperfecciones y se corrigen. La edad mejor para hacerlo entre 6 y 18 meses. Ya que con estas edades el crío aún usa pañales, no tiene una conciencia genital madura y no esté circuncidado. Por lo que es más probable que no recuerde la intervención con el paso del tiempo.

Epispadias

Este tipo de patología en la contraria a la hipospadias. Una enfermedad o malformación congénita que también se desarrolla en mujeres y es menos frecuente. La malformación consiste en que el orificio urinario aparece en la parte superior del pene. La orina no sale al exterior por su lado natural y produce claramente esta alteración que hay que corregir para evitar infecciones, reflujo de la orina, etc. En estos bebés, el agujero se reubica quirúrgicamente en la punta del pene.

Hidrocele: Escroto hinchado

Un escroto hinchado y lleno de líquido se conoce como hidrocele. Cuando está presente en el momento del nacimiento, generalmente desaparece a la edad de un año. Hay hinchazón testicular y aunque no es doloroso se mantiene la sensación molesta del líquido en movimiento. Una hidrocele puede presentarse en uno o en ambos lados. Puede ser congénito o puede aparecer más tarde en niños mayores desarrollado por causa de un traumatismo en el escroto, una enfermedad de transmisión sexual o un tumor.
La evaluación por parte del especialista debe ser inmediata para la valoración en conjunto de la situación que llevará un examen físico y pruebas de ultrasonido
Para concluir queremos añadir que, estas enfermedades urológicas de bebés suelen ser síndromes pluripatológicos que vienen asociadas a patologías del aparato urinario. En nuestro centro, el Hospital Universitario 12 de Octubre, tenemos, desde hace muchos años, una consulta para centralizar estos síndromes compuesta por diferentes especialistas para intentar tener una visión global de la persona y poder ayudarle de la mejor manera posible.
Te recordamos que ante cualquier necesidad urológica contactes con nuestro equipo. Será un placer atenderte.

 

Incontinencia Urinaria

Incontinencia Urinaria y medidas conservadoras

Cochrane Systematic Review and Meta-Analysis en Incontinencia Urinaria masculina postprostatectomía concluye que las medidas conservadoras no mejoran la Incontinencia.   Intentamos plasmar en este post los resultados e indicadores recogidos de Cochrane que están cosiderados por la mayoría de los profesinales como una fuente fiel que recoge datos reales y que aportan credibilidad. Cochrane es

0 comentarios

Biopsia testicular para estudio de infertilidad

 Hoy en día no es infrecuente que las parejas intenten tener descendencia a una edad más avanzada. La biopsia testicular es un paso más entre otras acciones que el andrólogo debe elaborar en una historia clínica y que puede utilizar para el estudio de la infertilidad. Tanto la edad más avanzada de concebir, como nuestros

0 comentarios

Vasectomía: cirugía y efectos en la sexualidad

  La vasectomía consiste en la sección y ligadura de los conductos deferentes, que son los tubos que llevan los espermatozoides desde los testículos hasta la uretra, con el objetivo de esterilizar al hombre e impedir el embarazo. Cuando se seccionan los conductos deferentes, se consigue que los espermatozoides no hagan este recorrido y por

0 comentarios

Ejercicio físico y Deseo Sexual en el hombre

Según un estudio reciente de la Universidad de Carolina del Norte se establece cierto paralelismo entre el desarrollo de ejercicio físico intenso y el deseo sexual. El estudio coordinado por los científicos Hackney AC, Lane AR, Register-Mihalik J, O’Leary CB de dicha Universidad se plantea estudiar la relación que existe entre el entrenamiento basado en

0 comentarios

La personalización de la medicina como reto

La personalización de la medicina, el diagnóstico temprano y el tratamiento personalizado es un reto de la medicina moderna Todos sabemos que la imperante salud pública, y en algunos casos, también las privadas se basan en aceptación de modelos claramente estandarizados, que pueden, por su falta de personalización y una masificación-mal sistémico donde los haya-

0 comentarios

Blog del Dr. Romero Otero