Especialidades

Incontinencia urinaria

A pesar de que la incidencia de la incontinencia urinaria entre hombres es inferior al de las mujeres, es mucho más común de lo que se piensa. A medida que aumenta la edad, la incidencia también aumenta. Sin embargo, no se trata simplemente de una cuestión de edad, sino que también está directamente relacionada con otras afecciones como el aumento de tamaño de la próstata, el cáncer prostático y trastornos neurológicos como la esclerosis múltiple, Parkinson o Alzheimer y, en menor medida, con la diabetes y el sobrepeso.

¿QUÉ ES LA INCONTINENCIA URINARIA?

La incontinencia urinaria es la salida de orina sin que la persona quiera, de manera involuntaria. Es una condición muy común que afecta a muchas más mujeres que hombres. Existen diferentes causas de incontiencia de orina y cada causa puede producir un tipo distinto de incontintinencia urinaria.

Tipos de incontinencia urinaria.

Existen 3+1 tipo de incontinencia de orina, que se diferencian clínicamente y que también tienen motivos y causas distintas:

Incontinencia urinaria de esfuerzo.

Es aquella que produce escape de orina al toser, al reír, al hacer fuerza… con el esfuerzo. Es relativamente sencilla de diagnosticar clínicamente. Eso significa que el paciente refiere perder orina en algunas situaciones relacionadas con una actividad.

El motivo es que aumenta la presión dentro del abdomen, y eso hace que el cierre -el esfínter urinario- no sea capaz de soportar ese aumento de presión, y falle. Y cuando falla el esfínter, se produce el escape.

Generalmente este tipo de problema aparece cuando falla el esfínter urinario o el suelo pélvico.

Incontinencia urinaria de urgencia.

Se produce pérdida de orina tras sentir un deseo irrefrenable de orinar, de gran magnitud, y que no podemos controlar. Tradicionalmente a ese gran deseo miccional se le llamaba imperiosidad miccional, y actualmente urgencia miccional.

Suele ser producido por un «espasmo» o contracción de la vejiga, que puede ser originado por distintas causas.

Incontinencia urinaria mixta.

La incontinencia mixta es aquella que comparte síntomas de urgencia y de esfuerzo. Es común que algunos pacientes expliquen que los síntomas son mixtos, predominando en ocasiones la urgencia o el esfuerzo.

Es muy importante tratar de establecer el tipo de incontinencia puesto que el diagnóstico y el tratamiento son muy diferentes en función del tipo.

Existe, además, un cuarto tipo de incontinencia urinaria que, aunque no se suele clasificar con las tres anteriores, es habitual que las personas que la sufren la refieran como incontinencia

Incontinencia urinaria por rebosamiento.

Cuando le vejiga está muy llena de manera crónica, decimos que existe retención crónica de orina. Algunas personas, sin embargo, no tienen sensación de retención, y el único síntoma que aprecian es el escape de orina, especialmente relacionado con algunos esfuerzos, con la posición, o sin relación con ningún otro evento.

Se trata de un tipo diferente de incontinencia aunque los síntomas son parecidos.

 

Gravedad de la incontinencia urinaria.

Es importante establecer la magnitud del problema, puesto que tiene implicaciones en el tratamiento. El estadificación de la incontinencia urinaria se puede hacer de tres maneras principalmente.

En primer lugar, para entender la gravedad de las pérdidas, se usa la cantidad de absorbentes o pañales que usa una persona al día. Generalmente se acepta que el uso de 1 absorbente corresponde a incontinencia leve, 2 absorbentes serían moderada, y 3 o más absorbentes definirían la incontinencia urinaria grave.

 

CAUSAS

Entender la causa de la incontinencia urinaria es vital a la hora de plantear un tratamiento correcto. En algunos casos, podemos eliminar la incontinencia si identificamos la causa y la podemos corregir. Como comentaba en el apartado anterior, los distintos tipos de incontinencia urinaria suelen ser debidos a causas distintas.

Causas vesicales.

Cuando existe una inflamación de la vejiga o una falta de distensibilidad, esto suele producir irritación de la vejiga y que ésta sobrereaccione a estímulos que habitualmente podemos controlar. Esta situación da lugar a incontinencia urinaria de urgencia.

Algunos alimentos o susbtancias, como el café y la cafeína, el alcohol, las bebidas edulcoradas o con gas, o las substancias picantes, pueden irritar la vejiga y producir incontinencia urinaria de urgencia.

Sabemos que aunque la próstata puede producir problemas de incontinencia de urgencia, también las mujeres sufren en muchas ocasiones incontinencia de urgencia. Tanto en hombres como el mujeres, la edad es una de las principales causa de incontinencia de origen vesical.

Causa prostática.

Cuando existe obstrucción prostática, ocurren varias cosas. Una de ellas es que la vejiga tendrá que hipertrofiarse para generar más presión, y eso puede producir incontinencia de urgencia. Es la causa más común de incontinencia en el hombre, afectando los síntomas urinarios a más del 40% de hombres a partir de los 40 años.

Por otro lado es posible que, en algunos casos, la próstata produzca retención de orina, y eso conduzca a incontinencia urinaria por rebosamiento.

Causa esfinteriana y del suelo pélvico.

Cuando el músculo que cierra la vejiga -el esfínter- o el suelo pélvico, no funciona de manera correcta, pueden ceder con la presión abdominal y producirse incontinencia urinaria de esfuerzo. Es mucho más común en mujeres que en hombres, siendo las causas que producen este problema son distintos en función del género.

En cuando a las mujeres, los principales factores asociados a problemas con el esfínter y el suelo pélvico son la multiparidad (muchos embarazos), la obesidad y los partos vaginales complejos (fórceps, por ejemplo).

Respecto a los hombres, la principal causa de incontinencia de origen esfinteriano es la cirugía de próstata. Tanto la cirugía de hiperplasia de próstata como de cáncer de próstata pueden producir este problema. Sin embargo, la cirugía benigna produce incontinencia en el 1-2% de hombres, mientras que la cirugía por cáncer de próstata multiplica por 10 esa posibilidad.

DIAGNÓSTICO

La incontinencia es una condición común, pero bastante compleja de manejar. Por tanto es muy recomendable consultar con un experto en el tema para establecer la mejor estrategia de diagnóstico y tratamiento.

Respecto al diagnóstico, tenemos que pensar en dos puntos. En primer lugar, entender la causa del problema. Como comentaba, en algunos casos se puede identificar y solucionar la causa del problema. Posteriormente, debemos conocer su gravedad. Dado que no todos los tratamientos son útiles en un mismo tipo de incontinencia en función de la gravedad, tenemos que saber a qué nos enfrentamos para definir la estrategia de tratamiento más eficaz para cada persona.

Diagnóstico de la causa de la incontinencia.

Es imperativa la exploración física para valorar el pene, la próstata, y la indemnidad de esfínteres. Por otro lado, es recomendable realizar análisis de sangre (PSA), cultivo de orina y ecografía abdominal. En algunos casos tendremos que realizar pruebas más invasivas, como la uretrocistoscopia y la electrourodinamia.

Diagnóstico de la gravedad de la incontinencia.

Para evaluar el grado de pérdida existen tres maneras. La manera más sencilla es mediante la historia clínica, puesto que en función de la cantidad de absorbentes o pañales que usa la persona al día podemos sospechar el grado de incontinencia (1 absorbente: incontinencia leve; 2 absorbentes: incontinencia moderada; 3 o más absorbentes: incontinencia grave).

La segunda manera es mediante un Pad test o test del pañal. El paciente utiliza pañal o pañales durante un día, y realiza un pesaje de los mismos para objetivar la cantidad de orina que ha fugado. Habitualmente se considera que más de 150ml de pérdida urinaria al día es grave.

Por último, la urodinamia también puede establecer la presión de cierre y «fallo» del esfínter. Se conoce como presión esfinteriana intrínseca y Valsalva Leak Point Pressure. Aunque los nombres son técnicos, indican cuál es la presión que produce el esfínter, y a qué presión éste empieza a fallar.

TRATAMIENTO

Existen diversos tratamientos en función de la causa y la gravedad de la incontinencia.

Ejercicios para la incontinencia (rehabilitación del suelo pélvico).

La rehabilitación del suelo pélvico mediante ejercicios es muy eficaz en incontinencia de urgencia, esfuerzo o mixta, leve o moderada. La manera correcta de realizar rehabilitación es repetir los ejercicios diariamente durante un mínimo de 12 semanas. Existen técnicas de biofeedback para enseñar a realizar correctamente la contracción del suelo pélvico y así asegurar que la terapia es eficaz.

Medicamentos para la incontinencia urinaria.

Los medicamentos son eficaces en incontinencia leve o moderada, de urgencia o esfuerzo. Existen diversas alternativas si existe incontinencia urinaria de urgencia, como los anticolinérgicos. Su eficacia mejora si se asocian a rehabilitación del suelo pélvico.

En caso de no ser eficaces, la mejor alternativa es la instilación intravesical de toxina botulínica. Produce un efecto positivo durnate 6 meses, atenuando la urgencia y la incontinencia miccional, aunque tiene efectos secundarios.

En el caso de la incontinencia de esfuerzo, se pueden usar ISRSs para mejorar la contractilidad del esfínter. Igual que con la incontinencia de urgencia, el fármaco funciona mejor si se asocia a rehabilitación del suelo pélvico.

Cirugía para la incontinencia urinaria de esfuerzo.

  • Si la pérdida de orina es inferior a 300 ml implantaremos un sling suburetral. Es una intervención que se realiza con sedación. Suele ser poco invasiva y los resultados en manos expertas son excelentes
  • Si la pérdida es mayor a 500 o existe radioterapia previa, se debe implantar un esfínter urinario artificial. Consiste en un dispositivo que consta de un flotador que normalmente está inflado, abraza la uretra y así la ocluye impidiendo el escape de orina. Este flotador está conectado a una bomba que ubicada en el escroto. Cuando queremos orinar se activa la bomba y así se vacía el manguito uretral=flotador y se puede vaciar la vejiga.

  El grado de satisfacción es muy alto, pero es una intervención compleja y puede tener complicaciones graves: perforación uretral, infección, necrosis tisulares y otras.

  Nuestro grupo es uno de los que acumula mayor experiencia en este tipo de intervenciones.

ESPECIALIDADES MÉDICAS UROLÓGICAS

El cáncer de próstata es muy frecuente, afecta al 25% de hombres a partir de 50 años y al 80% de los mayores de 90…

Peyronie

Se desconoce la causa de la enfermedad de Peyronie. Afecta al 5% de los hombres de más de 50 años…

El equipo del Dr Romero-Otero está considerado como uno de los de mayor experiencia a nivel nacional…

Más de la mitad de los varones mayores de 50 años padecen algún grado de disfunción eréctil…

La incidencia de la incontinencia urinaria entre hombres es mucho más común de lo que se piensa…

Hablamos de estenosis de uretra cuando se produce un estrechamiento anormal de la uretra…