Blog

Prometedores resultados de "steam ablation" para hiperplasia benigna de próstata o agrandamiento prostático.

Steam ablation
Prometedores resultados de «steam ablation»

 
Más del 50% de los varones mayores de 50 años presentan agrandamiento prostático o hbp (hiperplaxia benigna de próstata). Según cita la Prostate Cancer Foundation «supuestamente Benjamín Franklin padecía hiperplasia prostática benigna, al igual que Thomas Jefferson y otros grandes y relevantes hombres de la historia, y lo mismo les ocurrirá a la mayoría de los hombres, si viven lo suficiente».
Al margen de las curiosidades, debemos tener muy en cuenta que cuando aparecen complicaciones asociadas como: retención de orina, sangrado al orinar, infecciones de orina de repetición, piedras en la vejiga; o bien el paciente tiene muy mala calidad de vida a causa de una micción deficitaria, en todos esos casos, se impone realizar cirugía de próstata para reducir el tamaño del adenoma prostático y que así quede menos obstruido el paciente y pueda realizar de manera óptima el vaciado de la vejiga.
Clásicamente había dos opciones quirúrgicas: resección transuretral de próstata o adenomectomía a cielo abierto.
La técnica que mejores resultados funcionales consigue es la adenomectomía a cielo abierto, pues elimina todo el tejido que obstruye, todo el adenoma prostático. Para este tipo de intervenciones, de todas las técnicas nuevas que existen mediante láseres, la mejor posicionada es la enucleación con láser de holmium, pues mimetiza exactamente lo que se hace en cirugía abierta pero obtiene mejores resultados funcionales sin apenas complicaciones.

Procedimientos

En el intento de realizar los procedimientos sobre la próstata de la manera más rápida y menos agresiva posible, se han desarrollado varios instrumentos nuevos que citamos a continuación:
*Uro-lift: consiste en unas grapas que se ponen en la próstata para comprimir la misma y que así obstruya menos la salida de la orina de la vejiga.
*I-tind: Es un muelle que puesto en la uretra prostática la abre para facilitar el vaciado de la orina.
The Journal of Urology publica una serie con 197 pacientes con un tamaño de próstata entre 30-80cc que hablan de los resultados bajo estas técnicas a las que, sin llegar a valorar como excelentes, si los tildan de muy aceptables en términos referidos a mejoría del flujo urinario.

No vale para todos

Ante estas nuevas terapias varias reflexiones: no son para todo el mundo, no sirven para todas las próstatas, no se ha demostrado si, a largo plazo, se mantienen los satisfactorios resultados, o si al cabo de 2-3 años, la situación puede volver a sus inicios y por tanto, habría que realizar una operación.
Por lo tanto, siempre abiertos a las nuevas tendencias y usos de las nuevas técnicas y disciplinas, damos la bienvenida a una opción nueva sobre la que, a fuerza de ser sinceros, aún nos queda acumular más experiencia y comprobar resultados a largo plazo para asegurarnos de la evolución del paciente con largo recorrido.

Blog del Dr. Romero Otero