Blog

Biopsia testicular para estudio de infertilidad

 Hoy en día no es infrecuente que las parejas intenten tener descendencia a una edad más avanzada.
La biopsia testicular es un paso más entre otras acciones que el andrólogo debe elaborar en una historia clínica y que puede utilizar para el estudio de la infertilidad.
Tanto la edad más avanzada de concebir, como nuestros hábitos de vida han hecho que tengamos un deterioro de la calidad seminal y que sea más difícil llegar a concebir hijos.
La fertilidad no depende ni del varón ni de la mujer, no hay hombre o mujeres infértiles, por lo general lo que sí esxiste son parejas infértiles.
El hombre puede compensar a la mujer y la mujer puede compensar al hombre de modo que sería más idóneo y nos gustaría usar los términos de la fertilidad de la pareja más que de su infertilidad.
Cuando hemos intentado más de un año tener descendencia y no lo conseguimos de forma natural debemos recurrir al ginecólogo en el caso de la mujer y al andrólogo en el caso del varón y proceder en ambos casos con un completo estudio de fertilidad.
Confeccionamos una historia clínica
Habitualmente este tipo de estudios, suele comenzar con la confección de una historia clínica buscando posibles factores de riesgo que hayan podido afectar a la capacidad de fecundación y a la reproducción de espermatozoides.
Se rrealiza una exploración para valorar la morfología y estado de lo genitalesy el pene y posteriormente procedemos a realizar un seminograma donde se evalúa la calidad de éste.
En caso de que el resultado de esta prueba presente alteraciones se suele realizar un segundo seminograma y una ecografía escrotal que suele ir acompañado de un análiis de sangre.
Con todo ello se comprueban  los niveles hormonales que regulan nuestra fertilidad y nos aseguramos de que no tenemos ninguna patología  sistémica grave.
Una opción que valorará el andrólogo profesional será realizar una biopsia testicular  Este examen se realiza para encontrar la causa de la infertilidad masculina cuando, en un análisis de semen, no se detectan espermatozoides y no se encuentra la causa con otras pruebas.
En algunas ocasiones, los espermatozoides extraídos se pueden utilizar para realizar una fecundación in vitro.
Recordaros que siempre debemos realizar estos estudios bajo el control de buenos profesionales que puedan interpretar correctamente las pruebas y detectar enfermedades clínicas subyacentes con carácter más grave tanto para la vida del paciente como para la posible transmisión de su descendencia.

Blog del Dr. Romero Otero