Blog

Ante la incontinencia urinaria: Esfínter urinario.

Congreso AUA San Diego

En estos días, del 6 al 10 de mayo se está celebrando en San Diego (California) el Congreso Americano de Urología USA (AUA-2016) al que asisto de manera habitual cada año, pero que, en esta ocasión, por compromisos profesionales, no he podido estar presente. No obstante, es un congreso de referencia mundial, tanto por el número de asistentes como por la excelencia de los numerosos ponentes a los que he podido seguir de cerca gracias, en gran parte, a la tecnología.
Uno de los motivos principales de este post es referirme y  hacer mención a la conferencia de Brantley Scott que en esta ocasión se ha focalizado en el tratamiento de la Incontinencia Urinaria masculina, más exactamente en el esfínter urinario.
La charla ha sido moderada por nuestro colega Sean Elliot y se ha centrado en la situación de presente y futuro de los esfínteres urinarios.
El esfínter urinario debe ser considerado como el patrón de oro del tratamiento de la incontinencia urinaria masculina. Los resultados así lo han consolidado, pues según nuestros datos, a los 5 años, el 80% de los pacientes están absolutamente secos.
Las complicaciones son relativamente bajas, pero siempre que se realicen en centros de excelencia, ya que por su complejidad siempre debe ser conducido por profesionales acreditados.
Ante los resultados que comentamos a continuación, debemos tener en cuenta que se basan en los que obtenemos en nuestros centros, ya que evidentemente son en los que más experiencia tenemos y el volumen de casos nos permite reportarlos con precisión.
En nuestra opinión, es fundamental, en este tipo de patologías  acudir a centros de referencia y ponerse en manos de expertos. Estamos en disposición de afirmar que en estos centros de excelencia se consiguen los siguientes ratios en cuanto a complicaciones: un 2% relacionadas con infecciones, un 5% de erosión, un 7% se adjudican a fallos mecánicos y otro 7% están ligados a complicaciones de atrofia uretral.
A estas cifras añadimos, por otro lado, que el 20% de los dispositivos requieren una cirugía para revisarlos en los primeros 5 años y su vida media es de 7,5 años. No olvidemos que estos porcentajes se incrementan en manos de urólogos no expertos en este campo, con poca experiencia y casuística.
Así pues, y a la luz de los datos aportados, animamos a todos los hombres que sufren incontinencia urinaria a consultar con expertos, porque existen soluciones con resultados realmente satisfactorios.

Dr. Romero`s Blog