Especialidades

CIRUGÍA DE PEYRONIE

La enfermedad de La Peyronie es una incurvación del pene debida a la aparición de una zona fibroso-inflamatoria que produce retracción del cuerpo cavernoso

¿Que es?

Es una enfermedad benigna del pene. Se produce una fibrosis en el pene con la aparición de una placa y/o desviación del pene que va a condicionar la vida sexual de la persona. Puede llegar a ser devastadora dejando un pene totalmente afuncional.

Causa

La causa del Peyronie no es conocida, la teoría más aceptada es la sucesión de microtraumatismos vasculares en la túnica albugínea.
Afecta a varones de todas las edades, aunque es más frecuente entre los 40 y 70 años.
Puede llegar a afectar al 5% de la población.
Se distinguen dos fases de la enfermedad

Fases Peyronie

  • Fase aguda: reacción inflamatoria de causa desconocida que provoca la aparición de la fibrosis. Habitualmente se acompaña de dolor con las erecciones y el paciente observa una desviación o deformación progresiva Suele durar entre 6-12 meses.
  • Fase crónica: la inflamación se reduce y queda la placa palpable y/o la desviación. El paciente deja de sentir dolor con las. La placa suele ser palpable, y en algunos casos puede calcificarse e incluso osificarse. Puede asociar disfunción eréctil en distintos grados. Y siempre provoca disminución importante del tamaño del pene.

Es fundamental acudir a un especialista tan pronto como se note alguno de los síntomas descritos en la fase aguda, dado que el inicio del tratamiento en esta fase puede detener la progresión de la enfermedad, y evitar así secuelas más graves y tratamientos más agresivos.

Tratamiento Conservador

Tratamientos conservadores:
Suele ser el primer escalón terapéutico de la enfermedad, especialmente en enfermedades incipientes y en curvaturas poco pronunciadas. Aquí se incluyen distintos tipos:

  • 1.a. Tratamientos orales: no han demostrado en ningún ensayo clínico su función, por lo que yo no los recomiendo en líneas generales..
  • 1.b. Extensor de pene: han demostrado disminuir la curvatura y evitar la pérdida de longitud asociada del pene por sí solos. Son especialmente útiles en la fase aguda de la enfermedad, cuando la fibrosis ha comenzado a establecerse, para evitar que ésta provoque una mayor curvatura o acortamiento del pene. Deben usarse durante un mínimo de 6 horas al día, y nunca durante el sueño, dado que en ese periodo el organismo tiene erecciones espontáneas muy beneficiosas para el pene y que con su uso se impedirían.
  • 1.c. Inyecciones intralesionales: verapamilo, y colagenasa del Clostridium Histolyticum (Xiapex®). En ambos casos se trata de introducir en el interior de la placa fibrosa algún medicamento que provoque un cambio en la misma.
    En el caso del verapamilo, se trata de un fármaco calcio-antagonista que tiene un efecto antiinflamatorio, por lo cual es útil en la fase activa de la enfermedad. Su inyección periódica (el tratamiento estándar consta de cuatro inyecciones separadas una semana entre sí), unido al uso constante del extensor de pene, permite en muchos casos disminuir la inflamación presente y, por tanto, detener el avance de la enfermedad. En algunos casos, puede incluso mejorar la curvatura.
  • 1.d. Ondas de choque. También utilizadas para la disfunción eréctil, se trata de un tratamiento provoca una remodelación la placa fibrótica y un aumento de la vascularización en el área de la cicatriz (aumentando la presencia de células capaces de destruir la placa). Pese a que no hay evidencia de que mejore la curvatura, sí es útil disminuyendo el dolor que se experimenta durante la fase aguda de la enfermedad.

Inyecciones con Xiapex

La colagenasa del Clostridium Histolyticum, o Xiapex®, se trata de una enzima que disuelve el colágeno del que se compone la placa, por lo que su inyección unida a maniobras de tracción y al uso continuado del extensor, mejora el grado de curvatura. Se trata del único fármaco aprobado por la FDA y la EMEA para el tratamiento de la enfermedad de Peyronie. En este caso, se trata de una terapia indicada para enfermedades en fase estable, siempre que la placa se palpe y cuando ésta no se encuentre muy calcificada. Tiene complicaciones potencialmente graves (fractura de la placa), por lo que su administración debe ser realizada por andrólogos que hayan recibido un entrenamiento específico. Existen distintos protocolos para administrar el fármaco, pero en líneas generales debería constar de un ciclo con 2 inyecciones y reevaluar sei continuar con otro ciclo en 6 semanas.

Tratamiento quirúrgico

Cualquier tratamiento quirúrgico tiene por objetivo resolver definitivamente la curvatura y/o deformidad peneana y, si procede, la disfunción eréctil secundaria o concomitante. Por lo tanto, las soluciones quirúrgicas únicamente se plantean en la fase crónica o estable de la enfermedad. Existen distintos tipos de cirugías:

  • Plicaturas: en este grupo se engloban una serie de procedimientos quirúrgicos cuyo fundamento esencial es el mismo: dar puntos en el lado opuesto de la curvatura para conseguir así enderezar el pene. Es la técnica más sencilla, y se emplea en curvaturas poco pronunciadas (<60º). Además de su sencillez, tiene la ventaja de que la disfunción eréctil postoperatoria es poco frecuente, pero pueden conllevar el acortamiento del pene en 2-3 cm.
  • Parches: consiste en la extirpación o corte quirúrgico de la placa y la colocación de parche en su lugar para cubrir el espacio que ocupaba la misma. Los parches son tejidos que puede tener distintas procedencias y composiciones, siendo el de pericardio bovino uno de los más empleados. Con esta técnica se evita la pérdida de longitud del pene, aunque puede aparecer disfunción eréctil hasta en el 25% de los casos. Esta técnica se emplea en curvaturas complejas o de >60º.
  • Implantación de prótesis de pene: este procedimiento se reserva para pacientes que presenten disfunción eréctil severa antes de la cirugía o se estime que, dadas sus factores de riesgo previos, y la naturaleza del procedimiento al que se van a someter, la vayan a presentar con altas probabilidades tras la misma. Así, en un solo acto, se procede a seccionar y, si es necesario, colocar un parche en el defecto que ocupaba la placa, teniendo en el interior la prótesis colocada. Prácticamente no se produce acortamiento del pene, pero tiene las posibles complicaciones asociadas a la colocación de la prótesis (ver apartado “Prótesis de pene”).

ESPECIALIDADES MÉDICAS UROLÓGICAS

Cáncer de Próstata

El cáncer de próstata es muy frecuente, afecta al 25% de hombres a partir de 50 años y al 80% de los mayores de 90…

Peyronie
Cirugía de Peyronie

Se desconoce la causa de la enfermedad de Peyronie. Afecta al 5% de los hombres de más de 50 años…

Prótesis de pene

El equipo del Dr Romero-Otero está considerado como uno de los de mayor experiencia a nivel nacional…

Disfunción Eréctil

Más de la mitad de los varones mayores de 50 años padecen algún grado de disfunción eréctil…

Infertilidad masculina

Cerca del 15% de las parejas no pueden lograr un embarazo después de un año de relaciones sexuales…

Incontinencia urinaria

La incidencia de la incontinencia urinaria entre hombres es mucho más común de lo que se piensa…

Estenosis de uretra

Hablamos de estenosis de uretra cuando se produce un estrechamiento anormal de la uretra…

Vasectomía

La vasectomía es un método anticonceptivo para el varón. Consiste en una intervención quirúrgica menor ambulatoria en la cual se secciona el conducto deferente de cada testículo…