Bienvenidos al web del Dr. Javier Romero-Otero

Biopsias testiculares

Biopsias testiculares

La biopsia testicular es una cirugía llevada a cabo para extraer un fragmento de tejido de los testículos

El objetivo es examinarlo en el microscopio, y proceder a extraer espermatozoides del mismo.

Existen diversas formas de realizarlo, la escogida dependerá de la razón del examen. Su médico hablará con usted sobre sus opciones.

Este examen se realiza para encontrar la causa de la infertilidad masculina cuando, en un análisis de semen, no se detectan espermatozoides y no se encuentra la causa con otras pruebas. En algunas ocasiones, los espermatozoides extraídos se pueden utilizar para realizar una fecundación in vitro.

Otra razón para realizar una biopsia testicular en el caso de haber encontrado un tumor o una masa durante un autoexamen testicular. En el caso de que algún examen, como una ecografía testicular, sugiera puede haber un tumor en el testículo, el médico puede recomendar la exploración. Esa biopsia servirá para determinar si el tumor es benigno o canceroso.

Blog del Dr. Romero-Otero

Dr Alfredo Rodriguez Antolin y Dr Javier Romero

Alfredo Rodríguez Antolín Jefe servicio Urología del Hospital Universitario 12 Octubre

Desde aquí al que fue mi profesor. Luego mi compañero. Y hoy en día mi amigo le quiero felicitar. Hay que reconocer su gran labor y gran carrera profesional
resonancia magnética prostática Romero

Resonancia magnética prostática detecta tumores significativos.

El estudio llamado MRI-FIRST fue un estudio multi-centrico en 16 hospitales franceses, incluyó a 275 pacientes de entre 18 y 75 años con concentraciones de antígeno prostático específico (PSA) de 20 ng / ml o menos, y con estadio T2c o cáncer de próstata inferior. Todos ellos sin ninguna biopsia prostática previa.
prostatectomía

Prostatectomía radical contra cáncer de próstata

Cerca de 700 hombres con cáncer de próstata localizado y una esperanza de vida de más de 10 años fueron asignados al azar para someterse a una prostatectomía radical o una espera vigilante entre 1989 y 1999 y se recopilaron datos de seguimiento hasta 2017. Durante el seguimiento, la tasa de mortalidad acumulada fue menor en el grupo de cirugía (72% frente a 84% para la espera vigilante). El grupo de cirugía también tuvo tasas más bajas de mortalidad por cáncer de próstata (20% frente a 31%) y metástasis a distancia (27% frente a 43%).