Bienvenidos al web del Dr. Javier Romero-Otero

La fimosis, también un problema de adultos

La fimosis, también un problema de adultos

fimosis

La fimosis puede manifestarse a cualquier edad.

La fimosis es la imposibilidad para retraer el prepucio, una circunstancia que se da como consecuencia de la falta de elasticidad en la piel del prepucio y por un frenillo corto.

Aunque es una patología que afecta con mayor incidencia a los niños, bien es cierto que también puede manifestarse a cualquier edad. En la edad adulta y sobre todo con el inicio de las relaciones sexuales, la fimosis provoca incapacidad para la erección que requerirá someter al paciente a una intervención quirúrgica. Además, en adultos es habitual hablar de fimosis como consecuencia de infecciones balano-prepuciales de repetición. Otras consecuencias que provoca la fimosis en los más adultos es dificultad para orinar, dolor durante el acto sexual y parafimosis (estrangulación del glande por el anillo fimótico).

Intervenciones quirúrgicas

El tratamiento más recomendado es el quirúrgico y existen dos opciones. Por un lado, la Frenuloplastia. Esta técnica consiste en seccionar el frenillo, es rápida y sencilla y permite al paciente una recuperación casi inmediata. Por otro lado, está la Postectomía o circuncisión. Esta cirugía se basa en la extracción del tejido prepucial y así exponer el glande de forma permanente. Al contrario que en la Frenuloplastia, es una intervención más larga (entre 30-45 minutos) y el post-operatorio es más complicado ya que es necesario hacer curas diarias. Ambas técnicas se realizan bajo anestesia local. Después el paciente puede llevar una vida normal con la única recomendación de evitar las relaciones sexuales y ejercicio físico durante al menos 2 semanas.

Relaciones sexuales

Como decimos, la circuncisión es una de las cirugías habituales para tratar la fimosis. Sin embargo son muchos los hombres que dudan de esta técnica ya que creen que provocará eyaculación precoz y que, por tanto, tendrán relaciones sexuales más breves. Llegados a este punto es importante hacer referencia a estudios actuales que confirman que la circuncisión no altera el tiempo de eyaculación.

Estos trabajos recogen que, atendiendo a las características del pene, tras la circuncisión no se produce ningún cambio en el tiempo eyaculatorio. Además en un estudio en el que se mide el tiempo eyaculatorio y la satisfacción del paciente mediante cuestionarios tres meses antes y tres después de la cirugía se concluye que éstos no sólo no empeoran sino que incluso pueden llegar a presentar cierto grado de mejora.

Si tienes alguna duda o consulta contacta con nosotros.

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *