Bienvenidos al web del Dr. Javier Romero-Otero

Ciclistas y patologías urológicas

Ciclistas y patologías urológicas

Ciclistas y patologías urológicas
Ciclistas y enfermedades relacionadas con el tracto urológico es un tema de candente actualidad que ya hemos comentado en otros artículos.

Es cierto que hemos comentado en momentos anteriores el hecho de que ciertos deportes lleven, más o menos arraigadas, unas vinculaciones con determinadas enfermedades del tracto urinario.

Confrontación de datos

En la generalidad, hemos entendido siempre que, la práctica de la bicicleta de manera recurrente, en grado de aficionado de medio, alto nivel y profesionales, puede influenciar negativamente en la función sexual, especialmente en la disfunción eréctil. Las últimas cifras hablan de una mayor predominio de ciclistas que padecen de disfunción eréctil, se asume que 4 de cada 100 ciclistas pueden sufrir esta enfermedad frente al 1,1 de cada 100 corredores.

Las hipótesis de los científicos estiman que, en la actualidad, queda demostrado que el uso de la bicicleta por 30 minutos al día aumenta el riesgo de desarrollar disfunción eréctil o problemas perineales, hasta ahora esto se asumía como un elemento de rotunda afirmación.

Por otro lado, en los más recientes informes, según la publicación que vemos de Canadian Cycling (y del que me permito traducir y sacar algunas notas) extraídos de recientes comunicaciones de la AUA, de este mismo mes de mayo, indican que la práctica del ciclismo no presenta un mayor riesgo que la práctica del running o la natación y otros deportes.

Sin vínculo evidente de relación ciclismo enfermedad urológica.

El extracto de la publicación afirma que, en este último estudio de la Asociación Americana de Urología, se ha revelado que, tanto el dolor como los trastornos inguinales, típicos de la práctica de este deporte, o el caso de la práctica de la hípica, no son evidencias rotundas de que estos síntomas deriven siempre en afecciones de mayor magnitud.

Según las conclusiones que publica la revista en base a los últimos informes de la AUA no hay un claro vínculo entre los que practican el ciclismo, muy al contrario, este deporte, ofrece grandes beneficios por sus características de ejercicio cardiovascular sin que debiéramos preocuparnos en exceso de otros efectos posteriores que afecten al tracto urinario.
Los estudios se realizaron en base a la observación de 4.000 hombres y 2.700 mujeres y no se pudo extraer, en ningún caso, un paralelismo exacto. Se comprobó, además, que los síntomas que se evaluaban, especialmente, disfunción eréctil e incidencias en el tracto urinario, en sus porcentajes, no se mostraban peores en los ciclistas que en otros atletas.

Sugerencias para ciclistas

Por nuestra parte, repetimos los consejos que ya dimos en otro post anterior y que reproducimos en este párrafo: sugerimos que los pacientes que realicen ciclismo utilicen sillines anchos y de nariz corta, mantener el manubrio a una mayor altura, evitar que la nariz del sillín apunte hacia arriba, si las distancias son prolongadas realizar descansos intermitentes y tratar de no apoyar demasiado la zona perineal sobre el sillín. Gestos sencillos que bien controlados pueden ayudarnos a evitar determinados síntomas.

En cualquier caso, y como siempre, si usted nota algunos de estos síntomas anteriores descritos u otros como: adormecimiento del escroto y/o glande, dolor perineal, empeoramiento de la calidad de las erecciones o molestias al orinar, sugerimos acudir a una valoración urológica en nuestra consulta para personalizar su caso.

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *